África Marruecos

De Marrakech a Ouarzazate

on
31 enero, 2018

El primer día de nuestra excursión debía de llevarnos hasta el Dades, pero por un problema de hoteles vamos a hacer noche en Ouarzazate, por lo que podemos salir más tarde. Desayunamos por última vez en nuestro riad y a las 10 en punto ya está el chico que nos llevará las maletas hasta el transporte. La excursión la realizamos con DisfrutaporMarruecos.com y nuestro guía se llama Youssef, un chico marroquí de 26 años que a lo largo del viaje se convertirá en algo más que un guía (recomendado absolutamente) . El transporte es un Toyota Land Cruiser muy cómodo, con wifi incluido!!!

Empezamos la ruta saliendo de Marrakech y subiendo las montañas del Alto Atlas por el puerto de Col Tichka. Al llegar al primer alto paramos para ver una panorámica del Atlas. Nos desviamos de la general, N9, y tomamos el desvío para la P1506. Es un camino complicado, por lo que si no vais en un 4×4 mejor abstenerse de tomar desvíos y seguir por la N9. La razón de este desvío es visitar la Kasbah de Telouet.

Una kasbah es lo que en español se conoce como alcazaba, espacios fortificados, aunque estos son de origen bereber. Estas construcciones forman parte de la arquitectura tradicional marroquí. Están construidas con ladrillos de adobe, y el interior de las habitaciones se decoraba igual que cualquier palacio: techos de madera de cedro, arcos y mosaicos.

La Kasbah de Telouet está formada por tres kasbahs, una del siglo XVIII, de la que solo quedan restos, la del siglo XIX, en un lamentable estado, y la del siglo XX, que es en la que se realiza la visita. Su principal ocupante fue Thami el Glaoui, el conocido como Señor del Atlas, quien provenía de una importante familia, los Glaoui. Su padre, Hassan el Glaoui, fue pachá de Marrakech. Su fortuna proviene de las minas de sal que había en las cercanías y de los derechos de paso de las caravanas que enlazaban el Mediterráneo con el Sahel. Aunque su aspecto exterior nos muestra un edificio deteriorado, algunas de sus estancias están ricamente decoradas.

Volvemos al coche y hacemos un alto en el camino para comer. El menú es muy similar al que nos acompañará en todo el viaje: ensalada marroquí, tajine de cordero y fruta. Seguimos hasta la visita estrella del día, la Kasbah Ait Ben Hadodu. En realidad se trata de un Ksar, un pueblo fortificado formado por kasbahs. Su fama se debe a su gran estado de conservación, pero también a la multitud de películas que se rodaron aquí: Juego de tronosLawrence de Arabia, La Momia, Gladiator, Alejandro Magno…  Se encuentra en el valle del río Ounila, y fue declarada Patrimonio Natural de la UNESCO en 1987. Se cree que su origen data del siglo XI y era un punto estratégico en la ruta de las caravanas, que unía Sudán con las ciudades imperiales de Marruecos. Sus habitantes fueron mudándose al otro lado del río, creando la villa nueva, por lo que en la actualidad solo unas pocas familias habitan el Ksar. Algunos puestos de artesanía nos acompañan en nuestra visita a la Kasbah. Subimos hasta lo alto de la colina para contemplar las vistas del valle. 

Regresamos al auto y ponemos rumbo hacia Ouarzazate. Al llegar hacemos una parada en la Kasba de Ouarzazate, mucho menos espectacular que las dos que hemos visitado hoy, y seguimos hasta nuestro riad, Dar Chamaa.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT