Escocia Europa

Día 4: Primer día en Skye

on
12 abril, 2018

Empezamos el día conduciendo hasta el viaducto de Glenfinnan, el famoso puente por el que cruza el tren que lleva a los estudiantes a Hogwarts. En el centro de visitantes hay un parking por 2£, pero 100 metros después del centro hay un parking gratuito. Esto es algo que se repite durante todo el viaje. Cerca de una visita encontramos un parking de pago, y si circulamos unos pocos metros encontramos otro gratuito, así que ya sabéis. Cruzando la carretera hay un camino que conduce al Glefinnan Monument, que conmemora a los hombres que murieron en las guerras jacobitas para devolver al trono a Carlos Eduardo Estuardo. Desde el aparcamiento gratuito se llega hasta el centro de visitantes y un camino sale detrás de este hacia un punto elevado donde obtenemos buenas vistas del monumento. Para llegar al viaducto volvemos al parking y seguimos los carteles que indican el camino. Al llegar a él se cruza por debajo y se toma el primer sendero a la izquierda (hay una verja de entrada).


Volvemos al coche y ponemos rumbo a la terminal de ferry de Mallaig. Tenemos que tomar el ferry de las 11, pero llegamos antes y nos sugieren coger el que va a salir en pocos minutos. Pasamos el viaje en la cafetería contemplando el paisaje y tomando un café para calentar el cuerpo.
Al llegar a puerto de Armalade ponemos rumbo a las Fairy Pools . Desde el aparcamiento cruzamos la calle y vemos un pequeño cartel verde que pone Sligaghan, el cual indica el principio de la ruta. Después de 50 metros el camino se bifurca, continuando por el camino de la derecha. Se tarda unos 20 minutos en llegar a la primera cascada, que marca el inicio de las Fairy Pools. La zona es espectacular, con gente disfrutando de estas pozas.

Regresamos por el mismo camino mientras damos buena cuenta de unos bocadillos.Nos ponemos otra vez en camino hasta llegar a nuestro alojamiento, el B&B Minnie´s Rooms, en la población de Dunvengan. El alojamiento está fantástico tanto por precio como por localización (a orillas de un lago), y la dueña y su perro son un encanto.

Dejamos las maletas y vamos con la última visita del día, Coral Beach. Aunque reciba este nombre la playa no está formada por corales, aunque se llame Coral Beach, está formada por unas algas blancas de aspecto coralino conocidas como Maërl. Después de la playa encontramos una pequeña colina llamada Ghrobain desde la que se obtienen las mejores vistas de la zona. A la izquierda vemos una isla llamada Lampay. Con marea baja se revela un camino de coral para acceder a ella, pero cuidado con que suba la marea y tengas que mojarte para salir de allí.

Regresamos al B&B y compramos antes algo para cenar en un pequeño supermercado local. Mañana toca recorrer el resto de la isla.

TAGS
RELATED POSTS