Escocia Europa

Día 7: De Inverness a Edimburgo

on
3 mayo, 2018

Después de desayunar conducimos hasta la catedral de Elgin. El edificio tiene una historia bien curiosa.

La primera iglesia, del siglo XIII, fue consumida por un incendio. Los vecinos ayudaron a construir una mucho mayor. En plena reforma anglicana el Papa Pío IV no quiso bendecir el nuevo edificio, por lo que la gente dispersó por otros lugares de culto y el edificio comenzó una decadencia que culminó en 1711 con el derrumbamiento de una torre y parte de la nave.  


Nuestra siguiente visita es a la destilería Glenfiddich. Después del parking hay que recorrer un camino hasta el interior del recinto hasta el centro de visitas. Hay un pequeño hall donde la gente espera para realizar la visita. Viene mucha gente sin reserva y les resulta imposible anotarse; tienen todo el día lleno. Así que si os apetece visitar la destilería ya sabéis: reservad.

La visita comienza con un vídeo (con auriculares para escucharlo en español) donde se recorre la historia de las cinco generaciones que han trabajado en la destilería. Luego una señora nos lleva por la fábrica para ver como trabajan los artesanos. La visita continúa por la destiladora y luego se visita la impresionante bodega. Para finalizar tenemos una degustación de cuatro de sus productos: Glenfiddich 12 Años, Glenfiddich Rich Oak, Glenfiddich 15 Años y Glenfiddich 18 Años (acutalmente ya no ofrecen el Rich Oak en esta visita). A los que no desean realizar la cata les regalan una botella de 5 cl de Glenfiddich 12. La visita es la “Explorers tour” y cuesta 10 £.

Picamos algo en el bar de una gasolinera y ponemos rumbo al castillo de Dunnottar. El castillo se encuentra en un enclave espectacular, lo que unido a su belleza, lo convierte en uno de los más visitados del país (y será por castillos…). El edificio también guarda una historia negra: William Wallace quemó a una guarnición entera de ingleses en 1297 en la capilla del castillo. El castillo pertenecía a los Keith, los Condes de Marischal. Pero los Keith apoyaban la causa jacobita, así que tras la derrota de éstos en Culloden el castillo pasó a manos inglesas. La decadencia se apoderó del edificio hasta que en 1925 los Cowdray compran el castillo.

El entorno del castillo también es muy apetecible, con varias playas donde dicen que abunda las focas, aunque nosotros no vimos ninguna. 

Enfilamos ya hacia Edimburgo, pero con una última sorpresa, sobre todo para los amantes de Outlander. El pueblo de Falkland, en el condado de Fife, sirve de escenario para roda la serie Outlander. En Falkland se recrea el Inverness de 1940.

¿Te suena? es la Bruce Fountain, que sale ya en el primer episodio de la serie.

Otra ambientación es la Pensión Mrs. Baird, llamada en realidad The Covenanter Hotel. Además te otros escenarios utilizados, como el escaparate de Fayre Earth, Falkland tiene más por lo que hacer una parada. El Falkland Palace, del siglo XVI y construido por Jacobo IV, contiene la pista de tenis más antigua del mundo (aunque nada parecida a una pista actual). 

Disfrutamos del paseo por este bonito pueblo y volvemos al coche. Camino a la capital atravesamos el fiordo del río Forth y volvemos a dejar el coche en el parking para aprovechar el que será nuestro último día en Edimburgo.

TAGS
RELATED POSTS