Qué hacer en Split
Sin categoría

Qué ver en Split

on
11 octubre, 2018

Split es la capital de la costa Dálmata, una región de la costa croata. Es una urbe que no se entiende sin el emperador romano Diocleciano, quien mandó construir los principales atractivos de la ciudad. Pero además de ser un gran destino por sus restos romanos, también lo es por su paseo marítimo y sus terrazas. Asimismo goza de una buena localización para utilizarla de base para conocer islas cercanas, como pueden ser Hvar o Brac. La ciudad puede visitarse perfectamente en un día, aunque necesitarás dos si quieres visitar algún museo, recorrer el monte Marjan o visitar los alrededores de la ciudad. Sigue leyendo para descubrir qué ver en Split.

Palacio de Diocleciano

A finales del siglo III d.C. un emperador romano conocido como Diocleciano pensó en construirse un palacio cerca de la ciudad donde nació, Salona. Así, en un territorio junto al mar, construyó un palacio-fortaleza de 37.000 m² donde pasaría sus últimos días después de ser el primer emperador en abdicar. Hoy el palacio constituye la mayor parte del centro histórico de la ciudad, estando la mayoría de las atracciones de Split dentro de éste.

Palacio Diocleciano desde el aire

Vemos como desde el aire se aprecian perfectamente los límites del Palacio, que forma parte del conjunto histórico de la ciudad protegido por la Unesco desde 1979. El Palacio está abierto las 24 horas y no es necesario pagar entrada para acceder a él.

La Catedral

La que hoy conocemos como Catedral de San Duje fue construida como mausoleo para Diocleciano. Éste fue uno de los emperadores más sanguinarios con los cristianos, llegando a conocerse como “Persecución de Diocleciano” la sangrienta labor del emperador para intentar frenar el auge de esta religión. Lo paradójico es que su mausoleo fue consagrado como catedral y sus restos fueron tirados al mar para acoger las reliquias de dos cristianos, San Domnius y San Anastasio. Se considera la catedral más antigua del mundo, aunque fuese consagrada en el siglo VII. Y destacamos su planta octogonal y el altar, que se cree que se creó con los restos del sarcófago de Diocleciano.

 

El Peristilo

Se conoce como peristilo al conjunto de columnas que rodean un edificio o un patio, y eso es precisamente lo que encontramos en Split, aunque en este caso las columnas se encuentran rodeando la plaza imperial. Personalmente es el rincón con más encanto de la ciudad. Por las noches hay actuaciones en directo, y nosotros tuvimos la suerte de presenciar una representación del “mismísimo” Diocleciano. Aquí se encuentra la única esfinge no decapitada de la ciudad.

Diocleciano

El emperador Diocleciano en el Peristilo

El Templo de Júpiter

Para probar su procedencia divina Diocleciano se proclamó hijo de Júpiter (el mayor de los dioses romanos), así que construyó un templo para honrar a su “padre”. En el siglo VI se convirtió en baptisterio y hoy podemos ver una estatua de San Juan Bautista y la pila bautismal.

Iglesia de San Martín

Este pequeño templo se encuentra justo al pasar la puerta de oro. La iglesia es de un tamaño muy reducido (ideal para bodas íntimas, según una chica croata) y ocupa lo que fue un puesto de control de la muralla. A la entrada se paga una pequeña entrada y se disfruta del recinto y de las vistas por sus ventanucos. 

Interior de la iglesia de San Martín de Split

Interior de la iglesia de San Martín

Las Esfinges

Eran numerosas las esfinges que se podían encontrar en el Palacio (se cree que 13) pero una turba de cristianos las destrozó por considerarlas símbolos paganos. Las decapitaron y destruyeron, pero pudieron sobrevivir 3. Dos están decapitadas y se encuentran en el museo de la ciudad y frente al Templo de Júpiter. La tercera se encuentra en el Peristilo y es la única que conserva la cabeza. Pero no solo esfinges se trajo Diocleciano de Egipto, las columnas del Peristilo también vinieron de Egipto, y como dato curioso podemos mencionar que tienen distintas alturas, por lo que hubo que adaptar las bases para ajustar la altura total de las mismas.

Esfinges de Split

Esfinges de Split

Ver las cuatro puertas de entrada a la ciudad

Cuando se construyó el Palacio existían 4 puertas por las que acceder:

  • Por la puerta Áurea o de oro, Septemtrionalis para los romanos, solo podían acceder el emperador y su familia. Era la entrada más ornamentada del Palacio y en su época mostraba estatuas de los tetrarcas (Diocleciano, Maximiano, Galerio y Constancio Cloro). Tenía orientación norte.
  • La Puerta de Plata, o Puerta Orientalis, contaba con dos torres octogonales de las que apenas quedan restos. Estuvo cerrada desde la Edad Media hasta 1952, cuando se demolió una iglesia que la obstruía y se reconstruyó la puerta.
  • La Puerta de Hierro, o Puerta Occidentalis, es la única puerta que se usó ininterrumpidamente desde su construcción. Destaca el reloj que tiene 24 números en vez de los 12 habituales.
  • La Puerta de Bronce, Aenea o Puerta Meridionalis, era una puerta de servicio. Desde los sótanos del Palacio se accedía directamente al exterior a través de esta puerta y se abastecía el Palacio. Debido a su función, ésta no tiene ornamentación y es de un tamaño menor al de las otras tres. 
Puertas de Split

Puerta de Oro, de Bronce, de Plata y Puerta de Hierro

La estatua de Grgur Ninski

Esta estatua es obra de Ivan Meštrović, un importantísimo escultor croata. La obra representa al obispo Grgur Ninski, que se enfrentó a la Iglesia por dar las misas en croata, lo que ayudó a aumentar el número de fieles y a crear identidad nacional. La estatua se encontraba, originalmente, en el Peristilo, pero fue trasladada a su ubicación actual por las tropas italianas durante la 2ª GM.

El paseo marítimo o Riva

El paseo marítimo, conocido como Riva, recorre desde la terminal de ferries hasta el monte Marjan. A lo largo de todo el paseo nos encontramos con numerosos bares, restaurantes y puestos de souvenirs, además de las palmeras que nos regalan esa estampa característica. Suele haber actividades como conciertos y actuaciones. Sin lugar a dudas es la zona más animada de la ciudad.

El monte Marjan

El monte Marjan es una gran zona verde que se encuentra en el oeste de la ciudad. Tiene varios senderos y carreteras para recorrerlo, pudiendo encontrar curiosas iglesias que parecen escarbadas en la roca, un cementerio judío o distintos miradores. Es un visita larga, pero si simplemente quieres obtener un buena vista de la ciudad puedes subir hasta la cafetería Vidilica. A pocos minutos del Palacio, desde aquí se obtiene una buena panorámica de Split. Pero no os recomiendo comer/cenar aquí, la comida es cara y no es de buena calidad.

El Teatro Nacional de Split

A poca distancia del Palacio encontramos el Teatro Nacional de Split, un edificio de finales del XIX, aunque reformado en 1971 después de un incendio, donde se llevan a cabo las principales representaciones en la ciudad. Además acoge dos festivales anuales: el Split Summer Festival y los Días de Marulić. Para el simple visitante el edificio le sorprenderá por su fachada amarilla, que destaca entre el resto de edificios históricos.

Teatro Nacional de Split

Teatro Nacional de Split

La plaza de la República

La Plaza de la República pasa por ser una de las plazas más bonitas de la ciudad. Sus edificios rosados de estilo renacentista, sus arcadas y orientación hacia el mar hacen de esta plaza un lugar perfecto para una parada para comer o cenar.

El Campanile

El campanario forma parte del conjunto de la Catedral. Con sus 57 metros de altura domina el horizonte de la ciudad y las vistas son magníficas.

Vistas desde el campanario de Split

Vistas desde el campanario

Sótanos del Palacio

Los sótanos del Palacio guardan una historia curiosa: Durante muchos años los habitantes de Split estuvieron tirando su basura en los sótanos de sus casas. Este hecho, que puede resultar asqueroso por los olores que desprendía y las enfermedades que generaba, ayudó a aguantar los nuevos edificios que se construían en la ciudad. Hoy en día podemos encontrar varias tiendas de souvenirs y un pequeño museo.

Museos de Split

La ciudad cuenta con numeroso museos, pero si tuviésemos que destacar 3 os hablaríamos de la Galería Mestrovic, con obras del afamado escultor; el Museo Arqueológico, donde se encuentra la tercera esfinge; Croatian Maritime Museum, con barcos y armamento marítimo (sabíais que el torpedo es un invento croata); y el Museo de la Ciudad, con una colección del distinto patrimonio de Split y que está situado en el Palacio Papalic.

Otras visitas desde Split

Por último unas recomendaciones sobre qué hacer cerca de Split. 

Salona

Muy cerca de la ciudad, y accesible en transporte público, se encuentra Salona o Solin, la antigua ciudad que vio nacer a Diocleciano y que representa el conjunto arqueológico más importante de Croacia. Nada mal, ¿no?

Fortaleza de Klis

Es una antigua fortaleza medieval en la aldea de Klis, muy cerca de Salona. Últimamente es más visitada gracia a haber sido escenario del rodaje de Juego de Tronos (como la ciudad de Meereen).

Trogir

Una pequeña villa medieval a escasos 20 minutos de Split. Era una antigua isla, hoy conectada por puentes. La superficie de la ciudad antigua es de 1km², así que no tardarás demasiado en ver la villa.

Las islas cercanas

Brac, Hvar, Vis… hay numerosas islas accesibles desde Split y consideramos obligatorio visitar al menos una de ellas.

TAGS