España

Las 10 mejores cosas que hacer en Toledo

on
9 mayo, 2019

Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas. En ella convivieron judíos, musulmanes y cristianos, y la huella de esta convivencia es el principal atractivo de la ciudad: arquitectura religiosa, museos, gastronomías… Después de pasar unos días en la ciudad os contamos las 10 cosas que hacer en Toledo que más nos gustaron.

Un poco de historia

La ciudad fue ocupada por los romanos en el año 192 a.C. siendo conocida por Toletum. Con la desintegración del Imperio, fueron los visigodos quienes se establecieron aquí y designaron la ciudad como capital de su reino. Con la conversión de Recaredo, en el año 587, comienza la época cristiana de Toledo, que se verá interrumpida con la invasión musulmana del siglo VIII. La ciudad pasa a llamarse Toleitola y es la época donde comienzan a convivir las tres culturas.  En el año 1085 Alfonso VI reconquista la ciudad, que pasa a ser la capital de Castilla. El siglo XVI supone la cúspide cultural y económica de la ciudad (a pesar de que en 1561 se establece Madrid como capital). Pero en el siglo XVII comienza la decadencia de la ciudad. En el siglo XVIII se conoce a Toledo como la ciudad convento (solo hay que dar una vuelta por el centro para entenderlo), y un siglo más tarde se establecen centros de instrucción militar, que serán el motor económico de la ciudad. Concluimos este pequeño resumen histórico en el 28 de noviembre de 1986, fecha en la que es declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Comprar la pulsera turística

Como decía un profesor mío, vamos a empezar por el principio. Lo primero que debemos hacer es comprar la Pulsera Turística de Toledo. Incluye 7 monumentos, 5 de los cuales vamos a recomendar en este artículo. Cuesta 10€ y se puede comprar en cualquiera de los edificios que están incluidos. La entrada para cada monumento vale 3€, así que con visitar los 5 que recomendamos ya estamos ahorrando 5€.

Pasear por el claustro del monasterio de San Juan de los Reyes 

El monasterio es de principios del siglo XV, y fue mandado construir por los Reyes Católicos (se especula con que habían elegido este lugar como lugar donde se enterrarían). Es de estilo gótico isabelino. Destacan la iglesia y el impresionante claustro de dos pisos

Claustro Toledo

Claustro de San Juan de los Reyes

 

Contemplar del interior de la sinagoga Santa María la Blanca

Fue la Sinagoga Mayor de Toledo, construida en el siglo XII por Abraham ibn Alfache, consejero y embajador de Alfonso VIII. La sinagoga dejó de utilizarse como tal décadas antes de la Expulsión, y pasó a llamarse iglesia de Santa María la Blanca. Pero lo que más llama la atención es su estilo mudéjar con su bosque de columnas blancas

Sinagoga de Santa María la Blanca

Sinagoga de Santa María la Blanca

Admirar la obra del Greco en la Iglesia de Santo Tomé

Esta visita no solo la realizamos por el edificio, sino por la obra que contiene: El entierro del Conde de Orgaz. Esta gran pintura del Greco (más de 17 m² de óleo), es para muchos la obra cumbre del pintor cretense (aunque en realidad Gonzalo Ruiz de Toledo, el protagonitsta del cuadro, no era Conde, ya que el Condado de Orgaz no se estableción hasta el siglo XVI, habiendo vivido Gonzalo en el siglo XIV). Recomendamos visitar la iglesia fuera de las horas punta, ya que se suelen formar largas colas para ver el cuadro (aunque estas suelen avanzar rápido). Si queremos seguir disfrutando de obras del pintor, muy cerca, en el Paseo del Tránsito, tenemos el Museo del Greco.

Se representa el entierro del conde Gonzalo Ruiz de Toledo mientras es bendecido con la presencia
de San Esteban y San Agustín. Gracias a esta aparición divina asistimos a una configuración
cromática y espacial muy diferenciada, siendo la parte superior una exhibición de las maravillas
y milagros que alberga el paraíso celestial compuesto de colores de colores vivos y luminosos,
mientras que la parte inferior asistimos a la cruda realidad, oscura y mortuoria propia de una
situación de índole funerario. La erudición propia del autor le lleva a autorretrase casi en el centro
dejando su huella en la historia, no solo con su pincel sino también con su semblante

El entierro del Conde de Orgaz

Visitar el monumento más antiguo de la ciudad, la Mezquita de Cristo de la Luz

La Mezquita del Cristo de la Luz, del siglo X, es el único edificio que se conserva de antes de la reconquista. Era llamada mezquita Bab al Mardum, hasta que se convirtió en la iglesia del Cristo de la Luz en el siglo XII. En su interior podemos ver la mezcla de estilos, con arcos de herradura mudéjares y pinturas cristianas.

Imagen de la antigua mezquita, con la cruz en primer plano y un pantocrátor romano en la cúpula

Subir a las torres de la iglesia de San Ildefonso (Jesuitas)

Es el mayor templo barroco de la ciudad, pero el verdadero motivo por el que visitamos esta iglesia es por sus torres gemelas. Desde lo alto conseguimos unas inmejorables vistas de la ciudad, con la Catedral y el Alcázar de fondo.

vista torres

Vistas desde las torres de la iglesia

Estas cinco primeras visitas son las que nos entran con la pulsera turística.

Descubrir la Catedral Primada

La gran atracción de la ciudad, junto al Alcázar, es la Catedral. La Catedral de Santa María de Toledo, o Catedral Primada, es el principal templo de la ciudad. Se ubica donde antes estuvo la iglesia visigoda de Santa María y la Mezquita Mayor de Toledo. De estilo gótico, de su exterior destaca su torre de 92 metros, convirtiéndola en uno de los puntos más altos de la ciudad (y al que podemos subir). Se realizan visitas guiadas y los domingos hay precio reducido para visitar el edificio (2,5€ por 12,5€ que cuesta cualquier otro día).

Frente a la Catedral se encuentra la Plaza del Ayuntamiento. Circundando la Plaza se encuentran el propio Ayuntamiento y el Palacio del Arzobispado. Y en el centro de la misma encontramos una especie de piscina, la cual es una obra de Cristina Iglesias. Lo que nos pareció más impactante de la obra es el reflejo de la Catedral cuando se enciende la iluminación. Juzgad vosotros mismos.

Reflejo de la fachada de la Catedral de Toledo

Visitar el Alcázar

El otro edificio icónico de la ciudad está situado en el punto más alto del centro de Toledo. Se construyó en el siglo XVI por orden de Carlos V, quien requirió una nueva residencia, aunque también fue utilizado como fortaleza. Su silueta domina el horizonte de la ciudad. Hoy acoge el Museo del Ejército y la Biblioteca de Castilla La Mancha. El museo nos pareció muy interesante, recogiendo la historia de España dividida en distintas épocas. Eso sí, necesitas unhas 3 horas para ver la exposición, y sin pararte en cada explicación. Los domingos la visita es gratuita.

Puedes subir gratis a la cafetería de la Biblioteca y obtener una buenas vistas de la ciudad

Alcázar de Toledo

Alcázar de Toledo

Obtener la mejores vistas de Toledo desde el Mirador del Valle

Desde este mirador, al sur del casco histórico de la ciudad, se obtiene la imagen icónica de Toledo. Se puede llegar andando, en coche o en el tren turístico Train Vision. Nos daremos cuenta de que hemos llegado porque estará plagado de gente sacando fotos, pero aun así merece la pena una visita rápida.

Probar la gastronomía toledana

En nuestros viajes la gastronomía siempre es muy importante. Incluso hay viajes en los que la comida es lo principal, y en función de los restaurantes que queremos visitar diseñamos el recorrido (como en esta ruta por Castilla la Mancha). Os podríamos hablar de la perdiz estofada y el cocido de tres vuelcos del Venta de Aires, pero lo que de verdad nos enamoró fueron las carcamusas del Ludeña. Se trata de un plato tradicional toledano, un guiso de carne de cerdo, tomate, guisantes y salsa picante. Fue inventado a mediados del siglo XX en el mismo bar Ludeña. La historia de su nombre es muy curiosa. Se dice que el Ludeña era frecuentado por hombres de cierta edad (los carcas) y señoritas más jóvenes (sus musas). Como el plato gustaba a los dos grupos por igual, de la unión de sus nombres nació la denominación del plato: carca-musas.

Carcamusas del Ludeña

Carcamusas del Ludeña

Y con esta última recomendación nos despedimos de Toledo, una ciudad con mucho que ver ¡y que comer!

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT