Asia Tailandia

Tailandia día 1 – Ida a Tailandia y fin de año en Bangkok

on
1 enero, 2018

El post se llama “Ida a Tailandia y fin de año en Bangkok”, pero también podría haberse llamado “Odisea hacia Bangkok”… os cuento. El viaje comienza el viernes temprano, con un vuelo Ryanair Santiago-Madrid. A eso de las 9:00 llego a Barajas, y mi compañero en esta aventura, Enoc, llega poco después. Hacemos tiempo hasta las 21:50, que es cuando sale el vuelo Air India con destino a Dheli. El avión es un Boeing 787, con tres filas de tres asientos cada una. Hay suficiente espacio para las piernas y en cada asiento tenemos una manta y una almohada. Nos dormimos al poco de despegar, por lo que nos perdemos la cena. Cuando faltan unas dos horas para aterrizar (el vuelo dura 8 horas 45 minutos) sirven el desayuno, algo de bollería, fruta y té. Se cumplen las 9 horas de vuelo y ya llevamos sobrevolando un rato Dheli. De pronto anuncian por megafonía que no podemos aterrizar en Dheli, y que están pensando si mantenernos en el aire a la espera o desviar el vuelo. Empieza a cundir el desánimo en la gente, y a los diez minutos avisan que nos desvían a Ahmedabad, a una hora de avión de Dheli. Cuando aterrizamos nos explican un poco la situación: por baja visibilidad no se podía aterrizar, así que nos desvían y volveremos a Dheli cuando reabran el aeropuerto. Pero no podemos bajar del avión ya que no hay personal de inmigración. Dos largas horas después nos comunican que despegamos, que han reabierto el aeropuerto, y que nuestra conexión a Bangkok también se retrasa, por lo que no la perdemos (no todo van a ser malas noticias. Una hora después aterrizamos en la capital de la India, luego de 13 horas dentro del avión. Pasamos un control de seguridad y llegamos hasta las puertas de embarque, solo queda comer algo (butter chiken!!!) y esperar a que salga nuestro vuelo. La conexión con Bangkok estaba reprogramada para las 17:45 hora local, pero no es hasta las 18:30 cuando despegamos. Al poco de despegar nos sirven la comida: un curry de pollo con arroz, pan, fruta y té. Teníamos pensado llegar a Bangkok a las 19:00 hora local, pero llegamos a las 23:55, por lo que las campanadas nos cogen esperando a que abran las puertas del avión! Pero la gente no se desanima y lo celebra con aplausos y cánticos. Una vez que salimos del control de pasaportes compro una tarjeta de TrueMoveH. Por 600 THB, unos 15€, tengo 8 gb para 15 días. En el avión conocemos a Iván, un chico macedonio que lleva afincado en Madrid varios años y que se convierte en nuestro compañero de viaje por unos días. Compartimos un taxi que cogemos a la salida de la planta 1 de la terminal. En unas máquinas tienes que pulsar para que te diga tu número de taxi. Nos dirigimos al nuestro y nos dice que el viaje cuesta 500 THB. Nos bajamos en el Monumento de la Democracia, cerca de donde está nuestro hotel, Methavalai Residence. Hacemos el check in y nos damos una necesaria ducha. Hemos quedado con Iván en su hotel para ir a tomar algo, así que nos dirigimos hacia allí (cerca de Khao San Rd). Recogemos a Iván y tomamos una cerveza en Soi Ram Butri, una calle un poco más tranquila que Khao San. Son ya las 3 de la mañana y la gente va muy ciega. Quedamos en tomar una última cerveza en Khao San y eso hacemos. Cada local tiene un altavoz hacia la calle y proyecta su música, que choca con la de los siguientes locales. Los locales de masajes se suceden junto con puestos de comida y bares. El ambiente es muy al estilo Salou, pero es divertido de ver. Son las 4 y nos recogemos, mañana va a ser un día intenso y las horas de sueño van a ser pocas.

TAGS
RELATED POSTS