Suiza

Las 10 mejores cosas que hacer en Basilea

on
4 julio, 2018

Basilea, o Basel, es una ciudad del noroeste de Suiza que se encuentra en la frontera con Francia y Alemania (el aeropuerto presenta un hecho muy curioso: tiene una puerta de salida hacia Suiza y otra hacia Francia/Alemania). El río Rin atraviesa una ciudad que destaca por sus museos (cuenta con más de 40), el carnaval más importante del país o por contar con el evento de arte moderno más importante de Europa (Art Basel). Es una ciudad agradable para el turista. Por alojarnos en un hotel de la ciudad nos entregan una tarjeta de transporte y nuestra clave wifi para utilizarla en diversos puntos de la ciudad, todo por cortesía del ayuntamiento (así sí). Hay innumerables visitas y actividades para realizar en la ciudad, pero os vamos a contar nuestras 10 favoritas.

La fuente de Tinguely

Esta fuente diseñada por el escultor suizo Jean Tinguely ocupa el espacio que antaño acogió al teatro municipal. Cuenta con 9 figuras que representan a bailarines y artistas que actuaron el antiguo teatro. Fue inaugurado en 1977 y constituye una de las imágenes más representativas de la ciudad.

 

Elisabethenkirche

Una iglesia neogótica del XIX que cuenta con diseños del escultor parisino Jacques-Ange Corbel. Suyas son las gárgolas o el púlpito. Además de ceremonias religiosas el edificio acoge otro tipo de eventos, como presentaciones o conciertos.

La Catedral

La Catedral destaca por el color rojizo que le otorga la arenisca con la que está construida. Las torres de San Martín y San Jorge custodian la nave central. El edificio cuenta con tumbas de personajes muy relevantes, como el de Rodolfo II (se cree que el sarcófago de la cripta alberga sus restos), defensor de la ciudad ante la invasión húngara del 916, y sobre todo, de Erasmo de Rotterdam. Cuenta con un bonito claustro (¡nos encantan los claustros!) que tiene un horario de visita mayor que la propia Catedral, ya que esta se puede visitar hasta las 16:00 y el claustro hasta el anochecer. 

Pfalz

Detrás de la Catedral se encuentra la Pfalz. Su nombre proviene del griego “Palatium“, o palacio, por encontrarse al lado del antiguo palacio del obispo. Cuenta con un mirador desde donde poder contemplar el casco antiguo, el Rin y el Dreiländereck, el punto donde convergen Francia, Alemania y Suiza. Hay una escalera que lleva hasta el embarcadero del transbordador con el que cruzar el río.

Marktplatz

La Plaza del Mercado se encuentra en el centro del casco antiguo, a los pies del ayuntamiento. Todos los días se celebra un pequeño mercado donde se venden productos de la región. Si quieres gozar de los productos locales este es tu sitio (dimos buena cuenta de un gran trozo de queso).

Sus museos

Ya comentamos en la introducción del artículo que Basilea cuenta con más de 40 museos, destacando el museo Tinguely (sí, el mismo escultor de la fuente Tinguely), el museo de Bellas Artes, el Basel Paper Mill Museum y la Fundación Beyeler.

Rathaus

El ayuntamiento es un edificio gótico tardío del siglo XIV que destaca por su color rojizo. En la fachada del edifico se pueden ver los 15 escudos de los cantones que antiguamente formaban la confederación helvética. El patio interior es de libre acceso.

Su arquitectura contemporánea

El Messe, el Messeturm, la torre Roche, el Campus Novartis, Elsässertor…, son muchos los edificios de arquitectura contemporánea con los que cuenta la ciudad. Hay que recordar que Jacques Herzog, del estudio de arquitectura suizo Herzog & de Meuron, nació en la propia Basilea, una de las razones por la que varios de estos edificios llevan su firma.

Sus puertas medievales

Quedan tres de las puertas medievales con las que contaba la ciudad en su muralla del 1400: St. Johanns-Tor, Spalentor St. Alban Tor, siendo Spalentor la más espectacular y céntrica de las tres.

El paseo del Rin

Por la ribera del Rin discurre un bonito paseo que nos lleva a cruzar la ciudad. Recorriendo este camino podemos ver algunos de los elementos más característicos de la ciudad como la Catedral o la torre Roche. Sin duda es un buen lugar para desconectar del ruido y las prisas que caracterizan el centro de cualquier ciudad europea.

No es la ciudad que más nos gustó de Suiza, pero es una buena puerta de entrada al país (numerosas compañías low cost vuelan hasta aquí) y no desmerece nada la visita.

Mapa de Basilea

TAGS
RELATED POSTS
8 días en Suiza

27 junio, 2018