friburgo_de_brisgovia
Alemania Europa

Las 10 mejores cosas que hacer en Friburgo de Brisgovia

en
7 febrero, 2024

Hoy os vamos a hablar de una ciudad que representa el punto de partida perfecto para un viaje que mucha gente sueña con realizar: un viaje en coche por la Selva Negra. Hablamos de Friburgo de Brisgovia, una pequeña ciudad del sureste de Alemania que sobresale por su ambiente universitario, su cuidado casco antiguo y su defensa del medioambiente (está considerada la capital verde de Alemania). 

Os comentábamos que nos parece un punto perfecto para empezar un roadtrip por la Selva Negra, y la explicación es muy sencilla: es la principal ciudad de la región. Además el aeropuerto con más tráfico de la zona se encuentra en Basilea y da servicio a tres ciudades y países: la propia Basilea en Suiza, Mulhouse en Francia y Friburgo en Alemania. Por ello los viajes por el Black Forest suelen empezar aterrizando en Basilea, alquilando un coche y recorriendo los escasos 70 kilómetros que nos separan de Friburgo de Brisgovia. 

Tanto como si tu propósito es visitar toda la región como si solo quieres visitar la ciudad, te traemos nuestra selección de las 10 mejores cosas que hacer en Friburgo para que aproveches al máximo tu estancia en la capital de la Selva Negra.

 

Cómo llegar a Friburgo de Brisgovia

Como os comentábamos antes, la manera más habitual de llegar a la ciudad es volando hasta el Aeropuerto de Basilea y alquilando un coche para completar la hora de distancia que separa ambos puntos. Un buen lugar para aparcar es Parkhaus Karlsbau, muy cerca de la Catedral y a un precio razonable.

El otro aeropuerto cercano es el de Baden-Baden. Se encuentra en la parte norte de la Selva Negra, pero un poco más lejos por lo que su conveniencia dependerá de las conexiones que tengas a tu ciudad. 

 

Qué hacer en Friburgo de Brisgovia

Alójate en la posada más antigua de Alemania

De las primeras cosas que hacemos cuando sabemos un destino es reservar el alojamiento, y para Friburgo os traemos uno muy especial: la posada más antigua de Alemania. Zum Röten Baren, o la posada del oso rojo, lleva alojando viajeros desde (por lo menos) 1387, que es cuando está documentado el primer anfitrión. Pero los cimientos del edificio datan de 1120, antes de la fundación de la ciudad. Toda una joya histórica que podemos disfrutar alojándonos en ella o simplemente probando su gastronomía local, ya que también dan servicio de restaurante. Si podéis, pedid que os enseñen la bodega, toda una joya escondida.

Contar las gárgolas de la Catedral

Que es una excusa como otra cualquiera para conocer la Catedral, el gran símbolo de la ciudad. Este gran edificio, que tardó más de 3 siglos en construirse, cuenta con la que fue definida como torre más bella de la cristiandad. Sus 116 metros marcan el punto de referencia de Friburgo y es posible subir para conseguir la 2ª mejor panorámica de la ciudad (la primera os la contaremos más adelante). Fue de los pocos edificios que sobrevivió a los bombardeos de la II Guerra Mundial, lo que nos permite disfrutar de sus maravillosas vidrieras. 

Antes de marcharnos podemos enfrentarnos al reto de contar sus 91 gárgolas y encontrar la más escatológica (si la divisáis contadnos que os ha parecido en los comentarios).

munsterplatz

Münsterplatz con la Catedral al fondo

Comprar unas flores en el mercado de la Münsterplatz

La plaza donde se encuentra la Catedral es el verdadero centro neurálgico de la ciudad. Aquí se monta de lunes a sábado un mercado en el que podemos comprar de todo, desde plantas a puestos de comida. Rodeando la Münsterplatz vemos algunos de los edificios icónicos de la ciudad, como el Historisches Kaufhaus.

Conocer la historia del Historisches Kaufhaus

El Almacén Histórico es el lugar donde los comerciantes que llegaban a la ciudad dejaban su mercancía mientras se calculaban los impuestos que tenían que pagar. Su fachada roja, decorada con escudos y esculturas de los Habsburgo, donde destacamos (por cercanía) la de Felipe el Hermoso.

Historisches_Kaufhaus

Pasar por las puertas de la ciudad

Friburgo todavía cuenta con tres de las antiguas puertas de entrada a la ciudad.

La primera de ellas es Schwabentor, o Puerta Suaba. En su fachada vemos pinturas sobre la historia de los suabos, quienes quisieron comprar la ciudad. La segunda de ellas es la de Breisacher, que pertenece al único edificio parcialmente conservado de las antiguas fortificaciones barrocas. Y la última puerta que se conserva es la Puerta de Martín. Al final del siglo XIX había una corriente de gente que pedía la demolición de esta torre (junto a la de la Puerta Suaba). Lo que hizo el alcalde fue aumentar su altura de los 22 a los 63 metros, además de aumentar el paso para el tranvía. Gracias a esta decisión todavía podemos contemplar esta maravillosa construcción.

 

Contemplar las mejores vistas de la ciudad 

Antes os comentábamos que las mejores vistas de la ciudad no se consiguen desde la torre de la Catedral. Principalmente por una razón (al igual que pasa en la Torre Eiffel en París o en el Empire State en New York): desde allí no se ve la catedral

Si nos dirigimos hacia el este llegaremos hasta Schlossberg o el Monte del Palacio. Este rincón verde de la ciudad tiene varios miradores naturales según lo vamos ascendiendo. En la parte más alta incluso contamos con una torre que podemos subir para alcanzar el punto más alto de la ciudad. Si el día acompaña no es una mala idea hacer un picnic en este parque.

Schlossberg

Disfrutar de la navidad en Friburgo

Los mercados navideños de Friburgo son de los primeros en abrir en la zona. Por eso en nuestro viaje por Alsacia nos escapamos hasta la Selva Negra, porque en Friburgo la navidad empieza algún día antes que en la región francesa. Así que recorrimos su Weihnachtsmarkt (mercado navideño), nos sacamos fotos con la decoración y probamos el vino blanco caliente (que no nos gustó nada).

Weihnachtsmarkt

Probar su gastronomía

Una de las cosas que hacer en Friburgo, y en cualquier viaje, es probar su gastronomía. En nuestra estadía en la ciudad probamos algunos platos típicos de la región y del país. Uno de ellos fue el codillo con chucrut (col blanca o repollo fermentado) a la cerveza y bolas de pan. También probamos una selección de salchichas y el Knöplfe (pasta de trigo suabo) al estilo Friburgo, con tocino, cebolla y chucrut. Ahora sería el turno de los postres, pero del que os vamos a hablar bien merece un apartado para él solo.Gastronomia_friburgo

Tomar una Selva Negra en la Selva Negra

Lo primero que muchos pensamos al escuchar Selva Negra es en una tarta de bizcocho de chocolate y nata. Un postre mundialmente famoso que guarda mucha leyenda sobre su origen: que si lo inventó Josef Keller, el encargado del Café Agner, en 1915; que si es un postre tradicional de la región con varios siglos de antigüedad… Lo que sí sabemos a ciencia cierta es su receta:

Bizcocho de chocolate empapado en Kirsch (destilado de cerezas de Morelo) intercalado con nata y cerezas. Va recubierta con chantillí, virutas de chocolate y cerezas.

Las cerezas de la zona son el elemento diferencial de la tarta. De hecho su nombre Schwarzwälder Kirschtorte  significa tarta de cerezas de la Selva Negra. Esta es la receta original, pero después tiene muchas variaciones aunque la base siempre tiene que ser el bizcocho de chocolate empapado de un licor, la nata y las cerezas. Nosotros visitamos Gmeiner, una de las pastelerías más emblemáticas de la ciudad, fundada en 1898.

selva_negra

 

Descansa de un largo día en una de sus cervecerías

Y después de un día recorriendo la ciudad y probando sus manjares, nada mejor que acabar en una cervecería, sentarse en sus bancos de madera y pedir la cerveza de la casa. Nosotros elegimos Martin´s Brau, que cada mes tiene una nueva cerveza artesanal. Además también se puede comer, por lo que es un sitio perfecto para cenar y dar por concluido nuestro viaje por Friburgo.

Martins_brau

Y hasta aquí nuestra visita a Friburgo. Es una ciudad pequeña pero con mucho encanto, una de nuestras preferidas en Alemania. Si tenéis dudas escribidlas en comentarios.

 

Este artículo contiene enlaces de afiliado. Si compras algún servicio a través de ellos pagarás el precio de mercado u obtendrás un descuento, y a nosotros nos generará una comisión que ayuda a mantener el blog.

Etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Comentarios
  1. Responder

    José viaja

    Variación #18 febrero, 2024 de 01:33

    No me atraía Alemania para viajar pero últimamente llegan a mis manos fotos preciosas de este país.
    La verdad es que tiene que ser un país increíble.

  2. Responder

    José Cádiz

    Variación #18 febrero, 2024 de 01:34

    No conocía Friburgo pero se ve que tiene que ser una ciudad fascinante.
    Buen post!!

DEJA UN COMENTARIO