Ucrania

Las 10 mejores cosas que hacer en Kiev

on
21 agosto, 2019

Kiev es una ciudad poco conocida para el turista. Aunque la serie Chernobyl ha renovado el interés por Ucrania, son pocos quienes la visitan (y menos aún hispanohablantes). Sin embargo la ciudad tiene mucho que ofrecer: arquitectura religiosa como pocas capitales en Europa, una de las estatuas más altas del mundo, la estación de metro más profunda, uno de los mejores museos sobre la II Guerra Mundial… Acompáñanos a descubrir las 10 mejores cosas que hacer en Kiev para no perderte nada.

Un poco de historia

Pero como siempre un poco de historia de la ciudad para situarnos. Kiev o Kyiv recibe su nombre de uno de los cuatro hermanos fundadores, Ki, según la mitología eslava. Se cree que el origen de la ciudad se sitúa en el siglo V, constituyéndose como una importante parada en la ruta comercial que unía Escandinavia con Constantinopla. La ciudad vivió su mayor esplendor durante los siglos X y XII como capital de la Rus de Kiev, una federación de tribus eslavas orientales que tanto Ucrania como Rusia y Bielorrusia reivindican como el inicio de su legado cultural. Pero en 1240 la ciudad fue invadida por los mongoles, quedando arrasada y la Rus fragmentada en varios pequeños estados.

La ciudad vivió una época oscura de varios siglos hasta que comenzó a resurgir con la Revolución Industrial rusa del siglo XIX. El 7 de noviembre de 1917 se autoproclama la República Popular Ucraniana, pero este período de independencia dura poco, ya que en 1918 y 1920 los bolcheviques entran en la ciudad y se hacen con el poder. En 1922 se constituye la República Socialista Soviética de Ucrania, siendo su primera capital Járkov, aunque en 1934 la capital se vuelve a trasladar a Kiev. Durante los años 1932 1933 el país sufre la gran hambruna, conocida como Holodomor o Genocidio Ucraniano. Las políticas de Stalin se cobraron la vida de entre 3 y 3 millones y medio de ucranianos (generalmente campesinos).

Durante la 2ª Guerra Mundial Ucrania sufrió graves daños, aunque el país se recuperó rápidamente. El país volvería a ser noticia en 1986 por el desastre nuclear de la Central de Chernobyl (tan de actualidad por la grandísima serie de la HBO). Y en 1991, tras 57 años perteneciendo a la URSS, Ucrania vuelve a ser independiente, y Kiev su capital.

Perderse por el Monasterio de las Cuevas

Para nosotros el Monasterio de las Cuevas es el principal edificio religioso de la ciudad. Es un enorme complejo de 28 hectáreas con diversos campanarios, museos y el llamado Monasterio de las Cuevas, conocido como Pechersk Lavra. Lavra es un título que se otorga a los monasterios más importantes de la iglesia ortodoxa, habiendo solo 5 en el mundo (además del Monasterio de las Cuevas tenemos el Róitse-Sérguieva Lavra en Sérguiev Posad, Alexander Nevsky Lavra en San Petersburgo, el Monasterio de la Gran Lavra en el Monte Athos y el Lavra de Pochayev). El Monasterio es un gran lugar de peregrinación para los cristianos ortodoxos, y Patrimonio de la UNESCO, junto a la Catedral de Santa Sofía, desde 1990. Fue fundado en el año 1051 por los ascetas Antonio Pecherski y Teodosio bajo el reinado de Yaroslav I el Sabio.

Mapa del Monasterio de las Cuevas

Mapa del Monasterio de las Cuevas

Lo más llamativo del recinto son las cuevas, que se encuentran en la parte baja del complejo. Son 280 metros llenos de celdas de 2×2 donde vivían los monjes entre los siglos X y XV y que hoy acogen los cuerpos de los mismos monjes. En la entrada nos facilitan velas, ya que no hay iluminación artificial. Las velas tienen que llevarse entre dos dedos para que la cera no caiga en el suelo. Algunas de las celdas todavía se utilizan como capillas, así que durante los minutos en los que recorremos las cuevas no dejamos de escuchar las oraciones de los monjes y los fieles. 

Una vez fuera de las cuevas subimos la cuesta y nos dirigimos a la Catedral de la Asunción. En su interior se encuentran los cuerpos de San Antonio y San Teodosio, los monjes fundadores del Monasterio. La Catedral fue destruida varias veces (como casi todos los edificios de Kiev) y reconstruida otras tantas. 

El gran campanario es uno de los techos de la ciudad con sus 96,5 metros de altura. Cruzamos frente a él mientras nos dirigimos a la visita más friki del complejo: el Museo de microminiaturas. Después de pagar las 20 grivnas de la entrada pasamos a una sala donde se exponen las miniaturas. Enfrente de cada una de ellas hay una lupa para poder apreciarlas. Destacan la locomotora, el retrato de Taras Shevchenko o el libro más pequeño del mundo, pero nosotros nos quedamos con la caravana de camellos, que además puede tomarse como una respuesta irónica a un pasaje de la biblia Mateo 19, 23-30:

Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos

Caravana de camellos de oro en el ojo de una aguja

Descubrir la Puerta Dorada

La Puerta dorada fue una de las entradas a la ciudad de Kiev que Yaroslav el Sabio mandó construir en la antigua muralla medieval en el siglo XI. Pero con la invasión mongola de Batú Kan la Puerta fue dañada seriamente (como era casi infranqueable utilizaron otra puerta para entrar en la ciudad, y atacaron la Puerta Dorada desde el interior). Aún en mal estado fue utilizada como puerta ceremonial, hasta que se decidió cubrirla de tierra en el siglo XVIII. En el año 1832 se redescubre la construcción y 150 años más tarde, en 1982, se lleva a cabo una completa reconstrucción para conmemorar el 1500º aniversario de la ciudad. Hoy es una de las visitas más impactantes de la ciudad.

Puerta Dorada

Puerta Dorada

Visitar el museo de la Gran Guerra Patriótica (IIGM)

El Museo de la Gran Guerra Patriótica forma parte de un complejo de 10 hectáreas que relata la contribución de Ucrania en la victoria sobre la Alemania nazi. Dentro del complejo podemos encontrar:

  • El Pasillo de las ciudades heroicas, título que se otorgó a 12 ciudades de la URSS por su contribución en la defensa de la ofensiva alemana. Los cuatro grupos escultóricos representan la defensa de la frontera soviética durante la invasión nazi de 1941, los horrores de la ocupación nazi, la lucha de los partisanos y la Batalla del Dniéper de 1943 (el fin de la ocupación alemana de kiev).
callejón ciudades heroicas

Estatuas del Callejón de las ciudades heroicas

  • El depósito de la Llama eterna.
  • Depósitos de armamento soviético, incluyendo aviones y tanques.
  • La estatua de la Madre Patria, de la que hablaremos en el siguiente apartado.
  • El Museo de la Gran Guerra Patriótica. En este museo encontramos material auténtico de la II Guerra Mundial, y la explicación desde la invasión nazi de Kiev en 1991 hasta su expulsión en 1943 en la Batalla del Dniéper. Todas las salas están ordenadas en orden cronológico y nos parece una visita muy recomendable, pero falta más información en inglés (como el resto de la ciudad, el museo se encuentra poco adaptado para el turismo).
madre patria

Estatua de la Madre Patria con tanque pintado con los colores de la bandera ucraniana en primer plano

Subir a la estatua de la Madre Patria

Pero para culminar la visita al Museo debemos subir a la estatua de la Madre Patria. La estatua mide 62 metros, que si le añadimos la base hacen un total de 102 metros. Dentro del Museo hay unas escaleras que nos llevan hasta el ascensor de subida. Hay dos plataformas de observación, a 36,6 y a 91 metros. Subir a la primera cuesta 100 UAH, y 300 a la segunda. Además en días de viento se prohíbe la subida a la plataforma más alta (aunque el guardia de seguridad nos sugirió que con unas grivnas podíamos solucionarlo). Así que subimos hasta la primera plataforma y disfrutamos de las mejores vistas en nuestro viaje a Kiev.

Vista del complejo desde la estatua de la Madre Patria con el Monasterio de las Cuevas a la izquierda

Pasear por el barrio de Podil

El barrio de Podil pasa por ser el de más encanto de toda la ciudad. La principal atracción del barrio es la Iglesia de San Andrés. Este templo barroco fue mandado construir por Catalina II de Rusia. Cuando visitamos la ciudad el templo estaba cerrado, pero pudimos disfrutar de las vistas desde el mirador al pie de la iglesia (previo pago de 50 hrvinias). 

Pero la iglesia no es lo único que podemos visitar en el barrio. La Bajada o Cuesta de San Andrés (conocida como el Montmartre de Kiev) es una calle con aire bohemio, ya que tradicionalmente han vivido aquí músicos, científicos, pintores… Hoy ese aire aun se puede ver reflejado en las numerosas galerías de arte y en la habitual música callejera. También es un buen lugar para comprar algún recuerdo de nuestro viaje.

En plena Cuesta nos encontramos con un curioso museo. El One Street es un museo formado por las posesiones donadas por los vecinos: vestidos, fotos, instrumentos… así hasta llenar varias salas ordenadas cronológicamente que nos cuentan la historia de la Bajada de San Andrés. Un museo curioso que merece la pena visitar.

Podil

Bajada de San Andrés vista desde el mirador de la Iglesia de San Andrés

Utilizar el funicular

Ya sabéis que somos fans de los tranvías (como el de Zurich) y éste, además, es la mejor manera de pasar de la zona baja junto al río hasta la zona alta de la ciudad vieja. Se inauguró en 1905 y transporta a 10.000 pasajeros al día. Cuesta 1,5 UAH y el viaje apenas dura dos minutos y medio. Intentad subir siempre en el vagón inferior para disfrutar de las vistas del Dnipro.

Bajar hasta la parada de metro más profunda del mundo

El metro de Kiev es el transporte público más utilizado en la ciudad. Se inauguró en 1960 siendo el tercero en construirse en la URSS después de los de Moscú y Leningrado (actual San Petersburgo). Pero la razón por la que hablamos aquí de este medio de transporte es la estación de Arsenalna. Esta estación es la más profunda del mundo ya que se encuentra a 105,5 metros bajo tierra. Bajar los dos tramos de escaleras lleva unos 5 minutos, por lo que no es extraño ver a gente leyendo para aprovechar el tiempo. Recibe su nombre de una antigua fábrica, ubicada en las cercanías de la estación, que fabricaba armas para el Ejército Rojo.

Quien nunca haya visitado un país del este de Europa se sorprenderá de la profundidad de muchas de sus estaciones de metro, pero la razón era que pudiesen servir como refugio en caso de un ataque aéreo

Aunque no tengas pensado visitarla es muy probable que pases por ella, pues se encuentra en la línea 1, que comunica las dos orillas del Dniéper.

Escaleras mecánicas de las estación Arsenalna. Foto de banco de imágenes

Conocer la Plaza del Maidan, donde se produjo la revolución naranja

La Plaza de la Independencia o Maidán Nezalézhnosti es uno de los imperdibles de la capital ucraniana. En este lugar se encontraba la antigua puerta sudeste en la Kiev medieval. Fue por ella por donde entraron los mongoles que arrasaron la ciudad en 1240. Hoy se ha construido la Puerta de Liadski, con una estatua del patrono de la ciudad, el arcángel San Miguel. Justo antes de la Puerta vemos una gran cúpula de cristal, y a lo largo de la Plaza veremos otras más pequeñas. Son los tragaluces del Globus, el centro comercial que se encuentra bajo la Plaza. Si seguimos avanzando por la Plaza podemos encontrar varias fuentes y una calle que cruza la Plaza, la calle Khrestchatyk. Se trata de una de las calle más cara e importante del país.

Si continuamos avanzando por la plaza nos encontramos con un pequeño Monumento de los Fundadores de Kiev, los hermanos Ki, Shchek y Joriv. Luego se alza la imponente Estatua de la Independencia, construida en el 2011 para conmemorar la independencia de la URSS. LA figura de la diosa eslava Berehynia culmina la columna. Y al final de la plaza, en la parte más alta, se encuentra el Hotel Ucrania, antiguo Hotel Moscú. Aquí se construyó el primer rascacielos de Kiev pero, al igual que la ciudad, fue destruido durante la II Guerra Mundial. Aquí fue donde nos alojamos y desde donde fue tomada la foto. 

Pero además la Plaza es lugar frecuente de manifestaciones, destacando tres: Ucrania sin Kuchma, entre el 2000 y 2001, la Revolución Naranja, que se llevó a cabo entre 2004 y 2005 por fraude electoral de Víktor Yanukóvich, y el Euromaidán, otra vez contra Yanukóvich (ya en el gobierno) por suspender la firma​ del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio​ con la Unión Europea en el 2014. Esta revolución acabó con la fuga de Yanukóvich y el comienzo de la guerra con Rusia.

Como vemos la Plaza de la Independencia guarda mucha historia (aunque no es la plaza más bonita del mundo…).

Descubrir el primer edificio religioso del Rus de Kiev que contó con cúpulas doradas

El monasterio de San Miguel de las cúpulas doradas es un claro ejemplo de las barbaridades que se cometieron en la URSS durante el mandato de Stalin… pero comencemos por el principio. El monasterio lo construyó San Demetrio en el siglo XI, y así era conocido. En el siglo siguiente su hijo, Sviatopolk, construyó la iglesia en honor al arcángel San Miguel, Mikhailovsky, que acabaría convirtiéndose en el patrono de la ciudad y dando nombre al complejo. Se cree que las cúpulas de la Iglesia (ahora catedral) fueron las primeras doradas de todo el Rus de Kiev, aunque luego fuesen muy habituales en todo el Imperio Ruso. Aquí se encontraban las reliquias de Santa Bárbara y era un lugar de peregrinación.

Los peregrinos que visitaban el monasterio solían comprar los llamados “anillos de Santa Bárbara”, unos anillos con los que se creía poder atraer la buena fortuna. Hoy todavía quedan supersticiones. Ahora la gente pide un deseo en la fuente del patio, se moja una moneda y se presiona contra una de las cuatro esquinas metálicas. Si la moneda se queda pegada el deseo se hará realidad…

Los siglos pasan, el edificio resulta dañado varias veces y otras tantas reconstruido. Pero llega la URSS y deciden derribar el edificio. Mandan los mosaicos al Hermitage y destruyen el resto. Pero años más tarde se dan cuenta de que había cometido una barbaridad, declaran su destrucción como delito de estado y trazan los planes de su reconstrucción… que no empezaría hasta después de la disolución de la URSS. Los trabajos de reconstrucción terminaron en el 2001.

Hoy podemos ver un bonito conjunto religioso con los colores de la bandera ucraniana: el azul del edificio y el amarillo de las cúpulas.

Monasterio de San Miguel de las cúpulas doradas

Monasterio de San Miguel de las cúpulas doradas

Visitar la tumba de Yaroslav I el Sabio

Yaroslav I el Sabio fue el príncipe que llevó a la Rus de Kiev a su apogeo militar y cultural. Bajo su reinado se inició la construcción de la Catedral de Santa Sofía. La elección del nombre no fue casualidad, ya que quería competir con Constantinopla en grandeza (hasta dirigió un ataque contra la ciudad que acabó en derrota). 

La Catedral es hoy una de las principales visitas de la ciudad. Solía utilizarse para ceremonias de coronación y para enterrar a sus gobernantes, pero hoy solo queda la tumba de Yaroslav. Uno de los frescos de la Catedral representa a toda la familia de Yaroslav (Su mujer Ingigerd, sus cinco hijas, sus cinco hijos y él mismo). Acoge el museo del cristianismo de Ucrania y en su campanario podemos encontrar la campana más pesada del país. 

Catedral de Santa Sofía. Foto de banco de imágenes

Otras visitas

Aunque elegimos 10, todavía nos quedarían muchas más cosas que visitar si tenemos tiempo: la Universidad roja Taras Shevchenko, el curioso gimnasio al aire libre de Hidropark, el mercado Bessarabsky, la Casa de las Quimeras, la Iglesia del Agua (metida en pleno Dnipro), la Catedral de San Vladimir… Kiev es una ciudad muy grande y ¡con mucho que ofrecer!

Esperamos que os haya gustado el artículo y si tenéis cualquier duda sobre la ciudad no dudéis en escribirnos. ¡Hasta la próxima!

TAGS
RELATED POSTS
Visitar el parque Mezhyhirya

4 septiembre, 2019

viajar a ucrania
Viajar a Kiev

3 julio, 2019