Europa Rep. Checa

3 DÍAS EN PRAGA

on
28 marzo, 2017

Praga, la ciudad dorada, la ciudad de las cien torres, el corazón de Europa… la capital de la República Checa y de la región de Bohemia es una de las ciudades más bellas de Europa. Bañada por el río Moldava, la parte más céntrica de la ciudad se divide en cinco zonas: Stare Mesto o la ciudad vieja, que constituye el centro histórico, Mala Strana o la ciudad pequeña, Hradcany, que es donde está el castillo, Josefov, que constituye el barrio judío, y Nove Mesto o la ciudad nueva.

Información práctica sobre Praga

Idioma: Checo, pero te puedes defender hablando en inglés.

Moneda: Su moneda es la corona checa, CZK, y el cambio actual puedes consultarlo aquí

Sanidad: Es válida la tarjeta sanitaria europea, y no necesitas vacunas adicionales para visitar el país.

Electricidad: No es necesario adaptador de enchufes.

Cómo llegar.

La mayoría de la gente llega al país en avión. El aeropuerto Václav Havel (PRG), antiguo Ruzyne, es el principal aeropuerto de país. Está situado a 17 km del centro de Praga, y tenemos varias opciones para ir al centro:

  • El autobús 119 tiene parada en las dos terminales, y en 20 minutos nos deja en Dejvická, desde donde enlazamos con la línea A del metro. El billete sencillo (32 CZK en el momento del viaje) nos vale para todo el trayecto, y se puede comprar en el kiosco en el aeropuerto (tienes que tener cambio o no te venderán el billete) o en las máquinas expendedoras del exterior del edificio. Si tu vuelo llega después de la media noche la mejor opción es tomar el bus 510 hasta Divoká Šárka, donde enlazamos con el tranvía 510.
  • El Autobus Airport Express cuesta 60 CZK y te lleva hasta la Estación Central en 35 minutos.
  • Un taxi al centro nos costará entre 30 y 40 euros. Además no es que gocen de buena fama, por lo que no recomendamos esta opción.

También habrá gente que llegue en tren o en bus, seguramente después de visitar Viena dentro del circuito imperial (Praga-Viena-Budapest). Tanto la estación de autobuses Florenc como la Estación Central están muy céntricas, así que no tendremos problemas en llegar hasta nuestro hotel.

Movernos por Praga.

Praga cuenta con un extenso sistema de transporte.

  • El metro de Praga cuenta con tres líneas: A, B y C. Abre de 5 de la mañana a 12 de la noche. No es el mejor método de transporte para el turista, pero puede ser útil combinado con el tranvía.
  • El tranvía es la manera más eficiente de moverse por el centro de la ciudad. Cuenta con 22 líneas diurnas y 9 nocturnas. Cabe destacar el tranvía 91, un tranvía turístico que funciona los fines de semana y festivos de marzo a noviembre de 12 a 5. Realiza un recorrido circular histórico, por lo que puede resultar una manera interesante de conseguir un visión general de Praga.
  • El autobús es el transporte público más lento de la ciudad. Solo lo recomendamos si el metro o el tranvía no llegan al lugar que queremos visitar.
  • Por último, y casi como nota curiosa, tenemos el funicular que sube el monte Petrin. Funciona todo el año en un horario aproximado de 9 a 11:30 de la noche.

Los billetes sencillos y abonos valen para todos los medios de transporte público de Praga (en el funicular no podemos hacer trasbordo con un billete sencillo, necesitaremos comprar uno nuevo). En el momento en el que viajamos (2016) el billete limitado cuesta 24 CZK y nos permite 5 paradas de metro o 20 minutos de autobús o tranvía. El billete sencillo cuesta 32 CZK permite trasbordos y tenemos 90 minutos para usarlo. Por último tenemos los abonos de 24 horas, 110 CZK, y de 72 horas, 310 CZK. Los billetes hay que “ticarlos” al entrar en la estación de metro o al subir al bus/tranvía. Si lo que tenemos es un abono solo debemos “ticarlo” la primera vez que lo usemos.

En el mapa encontrarás las principales atracciones de la ciudad. Consulta las entradas de cada uno de los días que hemos estado en Praga para tener más información de la ciudad.

Día 1 en Praga 

Día 2 en Praga 

Día 3 en Praga

TAGS
RELATED POSTS