Galicia

Diez cosas que hacer en la Ribeira Sacra

en
24 noviembre, 2021

La Ribeira Sacra es una de las grandes joyas de Galicia y uno de nuestros lugares predilectos. Cada vez que podemos nos escapamos hasta aquí, ya sea para visitar sus bodegas o para un finde de senderismo. Pero verlo todo es casi imposible, ya que abarca una extensión de 180 km² repartidos entre el sur de Lugo y el norte de Ourense. Es tal su belleza y su valor natural, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y Reserva de la Bioesfera, además de luchar por la distinción de Patrimonio de la Humanidad. También acoge una de las denominaciones de origen vinícolas de Galicia, la D.O. Ribeira Sacra., donde se lleva a cabo la viticultura heroica. Pero no podemos entender la región sin hablar del Miño y el Sil, los dos principales ríos gallegos, que la atraviesan y forman unos majestuosos cañones. 

Como veis, una región con mucho que ver y hacer. Os lo vamos a intentar resumir en 10 planes para una escapada a la Ribeira Sacra.

Un poco de historia

Desde el siglo VI empiezan a aflorar en la zona numerosos eremitorios, que se que convertirán en los grandes monasterios del siglo XII. Se cree que fueron los monjes los que empezaron a elaborar vino en la región. 

Con respecto a la toponimia, el primer documento en el que apareció mencionado fue el acta de fundación del monasterio de Santa María de Montederramo, a principios del siglo XII. Y lo hace por un lugar concreto al que llaman Rouoyra Sacrata, el robledal sagrado. Pero la interpretación de Frei Antonio de Yepes lo convirtió en Ribera Sagrada, por la cantidad de monasterios y ermitas que había en los márgenes del Miño y del Sil… y así ha llegado hasta nuestros días.

Descansar en un alojamiento de ensueño

Lo primero para planear una escapada es contratar el alojamiento, y uno de los problemas de la Ribeira Sacra es su escasa oferta de hospedaje, por lo que conviene reservar con tiempo. Si al elegir lo que primamos es el encanto del inmueble, os traemos 3 recomendaciones:

Parador de Santo Estevo

Seguramente el alojamiento más emblemático de la Ribeira Sacra. Ocupa un antiguo monasterio benedictino a orillas del Sil, que fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1923. Su gran joya son sus tres claustros (uno barroco, uno románico y otro renacentista). Ofrece spa, jacuzzi exterior, restaurante… un hospedaje a todo lujo en medio de la nada.

Claustro del Parador

 

Casa Morriña

Muy cerca de Chantada se encuentra nuestro alojamiento favorito, Casa Morriña. ¿El porqué de nuestra predilección? Su salón acristalado donde disfrutar del Miño mientras la estufa de leña nos calienta, y su porche, desde el que podemos desayunar mientras chapoteamos en el río. ¿Se puede pedir más?

Casa Grande de Rosende

El último alojamiento que os presentamos es un típico pazo gallego, en este caso del siglo XVI. Los pazos son casas señoriales gallegas, normalmente de piedra. Cuando llegamos a la Casa Grande de Rosende nos recibe su imponente fachada cubierta de hiedras, su gran chimenea y la galería roja del ala de las habitaciones. El pazo conserva mucho del mobiliario de la época, así como su capilla, y está rodeado por viñedos y jardines que ocupan más de 10 hectáreas. Por si esto fuera poco, es la más céntrica de las tres (se encuentra muy cerca de Sober), por lo que es un inmejorable punto de partida para una ruta por la Ribeira Sacra.

Descubrir la viticultura heroica

Hay muchas zonas vinícolas en Galicia, pero la Ribeira Sacra tiene algo que la hace única, pendientes que pueden alcanzar el 100%. Esto hace que sea casi imposible mecanizar el proceso, por lo que la vendimia se realiza, fundamentalmente, a mano. ¿A que ahora se entiende el que lo llamen viticultura heroica?

La mejor manera de conocer todo el proceso necesario para la elaboración del vino, es visitar una de las bodegas pertenecientes a la D.O. Nosotros hemos visitado muchas, pero te recomendamos 3 por ser las que tienen más horarios de visitas al día:

Regina Viarum

En nuestra opinión, Regina Viarum cuenta con las mejores instalaciones para el enoturismo. Después de recorrer las distintas salas, con vídeo incluido, acabas con una cata de un tinto, un rosado y un blanco. La última copa se puede disfrutar desde la terraza, con unas inmejorables vistas del Cañón del Sil.

Cañón del Sil desde la terraza de Regina Viarum

Vía Romana

Vía Romana contrasta con Regina Viarum: del Sil pasamos al Miño y de modernas instalaciones a una casa del siglo XVI. La cata se realiza en la planta superior, con una terraza con preciosas vistas del Miño. Además, la bodega tiene el incentivo de ser escenario en una novela que os desvelaremos al final del artículo.

via romana

Cañones del Miño vistos desde la terraza de Vía Romana

Abadía da Cova

La última de las bodegas de las os hablamos es Abadía da Cova. Su principal interés radica en su situación, ya que se encuentra frente O Cabo do Mundo, el meandro más famoso de la Ribeira Sacra. También merece mucho la pena O Faiado da Abadía, un bar de viños justo al lado de la bodega y que actúa también como mirador.

 

Estas 3 son de las bodegas más conocidas, pero hay muchas otras que merecen la pena una visita. En nuestra sección de enoturismo podrás descubrir alguna de ellas.

Hacer una ruta de senderismo

Si nos preguntaseis por solo 2 cosas imprescindibles que hacer en la Ribeira Sacra, os diríamos que visitar una bodega y hacer una ruta de senderismo. Son tantos los paisajes distintos y la fusión de arquitectura y naturaleza, que la mejor opción para conocer la región es ponerse las botas y caminarla. Debido a su orografía, las rutas suelen ser bastante duras, pero también os vamos a comentar una alternativa por si vamos con peques o no queremos meternos una etapa tan exigente.

Una opción asequible es la Ruta da Castaña e do Mel, PR-G 236. Tiene un trazado circular de 11 km sin mucho desnivel (436 metros) y su principal atractivo son los elementos de arquitectura tradicional que podemos ver. El primero es una alvariza, una construcción circular de piedra para proteger las colmenas de los ataques de los animales. El segundo es un sequeiro, el lugar donde se secaban las castañas. Y todo esto mientras atravesamos un frondoso souto (castañar en gallego).

Sequeiro

Si queremos recorrer alguno de los mayores atractivos de la Ribeira Sacra, la mejor opción es la Ruta por el Cañón del Sil, PR-G 98, pero la dureza se incrementa exponencialmente. Estamos hablando de más de 20 km, con casi 900 metros de desnivel. Aquí caminaremos muy próximos al Sil, visitaremos el Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil y disfrutaremos de alguno de los mejores miradores de la región, como son los Balcones de Madrid y As Xariñas do Castro.

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

 

La última etapa que recomendamos es la del Cañón del río Mao, PR-G 177.  Esta ruta tiene, como su principal atractivo, las pasarelas que discurren por el margen del río Mao. También es una senda dura, con 18 kilómetros y medio de distancia y más de 900 metros de desnivel. Pero hay un truco que la convierte en una ruta muy asequible si queremos realizarla con niños. Las pasarelas se encuentran al principio de la ruta, y solo miden 1 kilómetro y medio, por lo que si al acabarlas damos vuelta nos queda un paseo de 3 kilómetros.

Pasarela do Río Mao

Pasarela do Río Mao

 

Conocer su olería tradicional 

En la Ribeira Sacra todavía se conservan oficios tradicionales, como el de alfarero. De hecho, la zona de Gundivós es muy conocida por sus xarros. Hay un par de talleres, pero el que hemos visitado es el de la Rectoral de Gundivós. Aquí descubriremos la antigua rectoral del siglo XVIII, lo que ya por sí solo merece la pena. Después Elías nos demostrará cómo se transforma el barro en arte. El quemado final es el que consigue el característico toque negro de la olería de Gundivós.

Piezas de la Rectoral de Gundivós

 

Navegar por el Miño o por el Sil

Los ríos Miño y el Sil son vitales para entender la Ribeira Sacra. Y la mejor manera de conocerlos es navegándolos. Hay varios embarcaderos, siendo los más importantes Belesar, en el Miño; y Doade en el Sil. Allí podremos tomar un catamarán para disfrutar de los cañones, sus bancales y sus viñas. Si el catamarán nos parece aburrido, siempre podemos optar por alquilar un kayak o una tabla para paddle surf en alguna de las empresas de deporte activo que hay.

Maravillarse con las vistas desde alguno de sus miradores

En la Ribeira Sacra hay muchísimos miradores. Lo que recomendamos es ir parando en los que nos queden más a mano, pero vamos a citar de nuestros tres preferidos. 

El primero de ellos es el Mirador do Cabo Mundo, el más famoso de los que hay en la Ribeira Sacra. Ya comentamos al hablar de la bodega Abadía da Cova, que queda justo al lado, que desde aquí podemos ver el meandro homónimo en la clásica estampa que nos viene a la cabeza cuando pensamos en la región.

cabo mundo

Cabo Mundo

Los Balcones de Madrid también son muy conocidos, ya que desde aquí se despedían las mujeres de sus maridos que emigraban a Madrid.

Balcones de Madrid

Balcones de Madrid

 

Muy cerca se encuentra el de As Xariñas do Castro, uno de los más espectaculares de la Ribeira Sacra. Está dentro de un camping, por lo que solo podremos acceder a él cuando este esté abierto. 

A Mirada Máxica

As Xariñas do Castro

Visitar alguno de sus museos

En cualquier escapada está bien un toque cultural, y en la Ribeira Sacra lo tenemos fácil, ya que hay numerosos museos. El que elijamos ya depende de nuestros gustos: sobre el tren y su importancia en la región del Museo del Ferrocarril de Galicia; un pazo del siglo XVIII en el Pazo de Tor; sobre el vino de la región en el Centro del Vino Ribeira Sacra; o el Museo Etnográfico de Arxeriz, donde conoceremos y entenderemos mejor la zona donde nos encontramos.

 

Seguir la Ruta del Románico

Quizá el estar alejado y con terrenos propicios para viticultura, hizo que distintas órdenes religiosas escogieran la Ribeira Sacra para establecer sus cenobios. Esta zona acoge la mayor concentración del románico rural de Europa, por lo que es imposible ver todas las iglesias y monasterios en una sola visita, pero os podemos recomendar 3 que merecen mucho la pena.

Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil

Si solo puedes visitar un monasterio, que sea este. Ya os hemos hablado de él, porque acoge el Parador de Santo Estevo. Las visitas son gratuitas. Allí podréis indagar sobre los 9 anillos de los obispos. De camino al parador podemos parar en el mirador de Penedos do Castro. Hay que andar 300 metros, pero se obtienen las mejores vistas del monasterio.

Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil

Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

Otro monasterio que nos encantó fue el de Santa Cristina, en pleno soto de Merilán. En el interior de la iglesia todavía se conservan pinturas medievales. Lo que sí, es necesario reservar. Puedes hacerlo a través de este enlace. Hay que pagar una cantidad simbólica por la entrada.

Claustro de Santa Cristina

Claustro de Santa Cristina

Monasterio de San Pedro de Rocas

El último de los monasterios recomendado es el de San Pedro de Rocas. Su particularidad es que que su espadaña se encuentra encima de una roca. Pero tiene mucho más que ver: un centro de interpretación de la Ribeira Sacra, sepulcros antropomorfos… La visita también es gratuita.

san pedro de rocas

Espadaña de San Pedro de Rocas

Pasear por alguno de sus pueblos

Quizás no sea lo primero en lo que pensemos cuando planeamos una escapada a la Ribeira Sacra, pero alguno de sus pueblos merece mucho la pena:

Monforte de Lemos

Es el caso de Monforte de Lemos, su capital y un buen punto de partida para conocer la región. Unas buenas visitas son las del Centro do Viño y Nuestra Señora de la Antigua.

Chantada

Un precioso pueblo en el que merece mucho la pena su casco antiguo. Por aquí pasa el Camino de Invierno. En un paseo nos ponemos en la iglesia de San Salvador de Asma, una de las que se encuentra en la Ruta del Románico.

Portomarín

Esta villa tiene una curiosa historia. El lugar donde se ubicaba el pueblo iba a quedar anegado por la construcción del embalse de Belesar, por lo que el pueblo se tuvo que trasladar a una zona más alta. Alguno de sus edificios, como la iglesia de San Xoán, fueron trasladados piedra a piedra. Por aquí también pasa un Camino de Santiago, en este caso el Camino Francés.

Castro Caldelas

Su principal interés se centra en su casco antiguo, declarado conjunto histórico artístico en 1988, donde se encuentra el castillo de los Condes de Lemos, que podemos visitar. Y no podemos marcharnos del pueblo sin comprar una de sus famosas bicas.

Disfrutar de su gastronomía

Comer hay que comer, y la gastronomía de la Ribeira Sacra, como la de toda Galicia, bien merece una escapada por sí sola. En la zona tiene especial importancia el cerdo, con todos los productos que se obtienen de él. En temporada, también es un buen lugar para degustar setas y carne de caza. Con lo que respecta a los postres, la estrella es la Bica de Castro Caldelas. Hemos estado en varios de los restaurantes de la zona, pero os recomendamos estos dos:

Berso, en Sober. Destaca por el uso de productos ecológicos (hasta cuentan con huerto propio). Cocina gallega con un toque moderno.

Faragulla, en Chantada. Cocina innovadora con la brasa como protagonista y una muy buena carta de vinos. Además cuenta con menú degustación.

 

Si queremos descubrir la Ribeira Sacra desde casa

Si no podemos viajar hasta esta preciosa región, siempre nos queda la literatura para transportarnos hasta allí. Dos son las novelas que os recomendamos:

Todo esto te daré

En plena Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que termina con su vida. Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, pero ve cosas extrañas, como la rapidez con la que se intenta cerrar el caso. Ayudado por Nogueira, un guardia civil jubilado, y Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, intentará descubrir la verdad… Otra joya de Dolores Redondo, la autora de la Trilogía Baztán

El bosque de los cuatro vientos

El bosque de los cuatro vientos, dos historias, dos épocas y un mismo lugar, San Estevo. A principios del siglo XIX, el doctor Vallejo viaja hasta Galicia con su hija Marina para convertirse en el nuevo médico de un monasterio. Marina luchará contra las convenciones que la época le impone sobre el saber y el amor. Además, se verá inmersa en una aventura que guarda un secreto de mil años.

En nuestra época, Jon Bécquer, un antropólo que trabaja localizando obras de arte perdidas, investiga la verdad detrás de la leyenda de los 9 anillos  Al principio de su investigación, en pleno Parador de San Estevo, aparece el cuerpo sin vida de un hombre vestido con un hábito de monje, lo que provocará que Bécquer se interne en la Galicia Profunda buscando respuestas.

Etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO